Gobernador Rosselló Nevares informa otorgación de fondos adicionales por parte del Gobierno federal para la recuperación tras el huracán María
(23 de febrero de 2018 –La Fortaleza, San Juan) El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, anunció que la Casa Blanca otorgó fondos adicionales para el recogido de material vegetal y para trabajos de respuesta a la emergencia luego del paso del huracán María.
Estos fondos se dan gracias a una extensión del periodo del 100 por ciento del costo compartido para las Categorías A y B de la Ley Stafford de Ayuda por Desastre y Asistencia por Emergencia.

“El trabajo de recuperación de la Isla continúa. La extensión de disponibilidad para estos fondos demuestra la confianza del Gobierno federal en los trabajos de recuperación que se llevan a cabo por parte del Gobierno de Puerto Rico,” destacó el primer ejecutivo.
Se espera que esta extensión a la disponibilidad de fondos ahorre al Gobierno estatal y a sus municipios millones de dólares en el pareo de fondos.
El gobernador anunció, además, que hubo una extensión de la Asistencia Federal Directa (DFA, por sus siglas en inglés) de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

La aprobación de la extensión de las Categorías A y B, así como de la DFA, permitirá que continúe el trabajo crítico en Puerto Rico, sin la preocupación por la capacidad municipal y del Gobierno estatal para pagar el costo compartido. Estos fondos también ayudarán a acelerar la recuperación, al evitar una transición de trabajo de DFA desde los departamentos y agencias federales responsables al Gobierno de Puerto Rico mientras las labores se llevan a cabo.

La extensión de 90 días para la Categoría A incluye esfuerzos de remoción, eliminación y monitoreo de escombros que llevan a cabo los municipios, las agencias estatales —entre estas, el Departamento de Transportación y Obras Públicas— y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE, por sus siglas en inglés).

La extensión de 60 días para la Categoría B incluye el trabajo necesario para reducir o eliminar las amenazas a la vida, la salud pública o la seguridad; así como las medidas que pueden reducir la amenaza de un daño adicional significativo a la propiedad.

Los gastos frecuentes en esta categoría incluyen: el suministro de energía temporal de emergencia, la distribución de alimentos y agua, el costo de la Policía, los bomberos y otros equipos de primera respuesta involucrados en esfuerzos relacionados con el desastre para proteger la vida, la salud y la propiedad; garantizar el acceso de emergencia, los trabajos de los requisitos de seguridad relacionados con el desastre (colocación de barreras, verjas, costos de aplicación de la ley); y otras actividades similares.